Ventilación y dióxido de carbono/oxígeno

El crecimiento embrionario se optimiza con una concentración de dióxido de carbono en el aire del 0,4% pero el crecimiento embrionario baja o disminuye además de que la mortalidad aumenta con concentraciones de dióxido de carbono superiores al 1%. La atmósfera normal contiene un 21% de oxígeno y un 0,04% de dióxido de carbono. El pollito formado es más susceptible a la desviación de oxígeno (en comparación con el pollito aun como embrión en el huevo), lo que implica que la tasa de ventilación y la concentración de dióxido de carbono son más críticas en la fase final de la incubación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *